viernes, 24 de agosto de 2007

Rio Bogotá


El río Bogotá nace a unos 3400 msnm en el Alto de la Calavera, Municipio de Villapinzón al nororiente de Cundinamarca. Recorre cerca de 370 Kms. de longitud en dirección suroccidente y desemboca en el río Magdalena a una altura de 280 msnm, en el Municipio de Girardot.
En este recorrido la cuenca del río Bogotá drena una superficie de 599.561 hectáreas, siendo sus principales tributarios, los ríos San Francisco, Sisga, Siecha, Tibitó, Teusacá, Chicú, Juan Amarillo, Fucha, Tunjuelo, Balsillas, Soacha y Muña en la cuenca alta y, Calandaima y Apulo en su cuenca baja. Constituye así mismo el eje fundamental y principal elemento del sistema hídrico del Distrito Capital y actúa como límite occidental de la ciudad y como elemento articulador entre el área urbana y el área rural de la Sabana.
El río Bogotá es la principal fuente hídrica de la Sabana de Bogotá y el receptor de los aportes domésticos de los habitantes de Santa Fe de Bogotá y los municipios de la Sabana. El 90% de la carga contaminante del río llega a través de los ríos Salitre o Juan Amarillo, Fucha y Tunjuelo. Un 30% de este caudal proviene de la cuenca del Salitre, un 39% del Fucha y un 21% del Tunjuelo, estando compuesto el 10% restante por los aportes combinados de las subcuencas de Torca, Conejera, Jaboque, Tintal y Soacha.
Es una percepción común en Colombia que el río Bogotá es el más contaminado del mundo. Si bien su estado superlativo es discutible, el río Bogotá tiene muy altos niveles de contaminación y a su paso por la ciudad de Bogotá es un río muerto.
Desde su nacimiento en el municipio de Villapinzón (provincia de Almeidas), el Bogotá recibe la contaminación proveniente de varias curtiembres artesanales que arrojan sus desechos al río. Las autoridades han tomado medidas por para sancionar a los responsables de esta contaminación, sin embargo la solución a esta problemática es compleja, pues la aplicación de sanciones generalmente afecta a la población económicamente vulnerable que vive de la industria del cuero.
Los desechos de las curtiembres no sólo afectan el cauce alto del Bogotá, sino su principal afluentes el río Tunjuelo debido a que varios artesanos de Villapinzón se han asentado a orillas de este río.
El desarrollo industrial de la provincia de Sabana Central introduce una alta cuota de contaminación en el río que a su paso por Bogotá recibe tres de sus principales afluentes los cuales descargan las aguas negras provenientes de la ciudad: el río Juan Amarillo, el río Fucha y el río Tunjuelo.
Entre la desembocadura del Juan Amarillo hasta el Salto del Tequendama, el Bogotá se considera un río muerto pues no posee vida macrobiótica alguna. Además de la carga de desechos biológicos e industriales, las aguas no poseen oxígeno en este trayecto.
La mayor parte de los planes de descontaminación del Río Bogotá se centran en este tramo; principalmente en el tratamiento de las aguas negras provenientes de la ciudad y que son arrojadas al sistema fluvial de la ciudad (el cual desemboca en su totalidad en el río Bogotá) o al sistema de alcantarillado. Si bien el sistema fluvial de la ciudad de Bogotá debe recolectar sólo aguas lluvias, el conjunto de una ciudadanía irresponsable que utiliza los caños y el alcantarillado de aguas lluvias como botaderos de desechos sólidos, así como la industria artesanal (caso de las curtiembres) y de algunos sectores de la industria organizada que vierten sus desechos a los afluentes del Bogotá contaminan los afluentes y por ende al río Bogotá.
El sistema de alcantarillado de aguas negras de la ciudad de Bogotá es tratado antes de verter sus aguas al río, sin embargo los sistemas de tratamiento son insuficientes y se limitan a interceptar parte de la carga de desechos sólidos. La gran mayoría de desechos líquidos industriales son vertidos al río. A finales de los años 1990 se contrató con una empresa francesa la construcción de tres plantas de tratamiento de aguas negras pero no han entrado en funcionamiento ya que estudios realizados muestran que el costo de construcción y operación de tales plantas es muy alto y su impacto es relativamente bajo.

Entre el año 2000 y 2002 el comportamiento de la carga orgánica contaminante presenta un incremento promedio del 40%, debido al aumento en el número de empresas de los sectores de curtiembres y textiles correspondiéndole el 300% aproximadamente, los cuales generan a través de sus procesos productivos altas cargas orgánicas, que no habían sido considerados anteriormente.En cuanto al comportamiento del volumen autorizado y el consumido, se aprecia que en los últimos tres años hay un crecimiento constante en el primero, mientras que el segundo se mantiene estable, siendo el volumen consumido tan sólo del 43% del total otorgado.Con respecto a la demanda por exploración de nuevos pozos se ha mantenido estable y en un nivel relativamente bajo, siendo así que entre el 2001 y octubre del 2003 las solicitudes ascienden tan sólo a 10, de las cuales sólo 4 han sido concedidas.SEGUN EL SEGUMIENTO DEL DAMA DESDE EL 2000

No hay comentarios:

Datos personales