viernes, 31 de agosto de 2007

Datos Preocupantes

· Se estima que la contaminación del aire exterior causa la muerte de 1.5 millones de personas todos los años en el mundo, aproximadamente 3% de todas las muertes anuales.

· Cada año, se arrojan más de dos millones 600 mil toneladas de contaminantes al ambiente de la capital colombiana. El 78 % de esa carga está originado en su mayoría por fuentes móviles como los vehículos -circulan cerca de un millón en la ciudad-, y el 22 % restante por las industrias (fuentes fijas).
Así lo establece un estudio que acaba de terminar la facultad de Ingeniería Ambiental de la Universidad de los Andes, contratado por el Departamento Administrativo del Medio Ambiente (DAMA).
Si bien es cierto que esa contaminación no ha alcanzado los niveles dramáticos de Ciudad de México, Bogotá está situada como la decimotercera más contaminada del mundo. La polución es tan elevada, que las reducciones de contaminantes alcanzadas por el DAMA en el último año ni siquiera se notan.
Mientras en el 2003 la concentración de partículas suspendidas o material particulado -como el hollín y el polvo- alcanzó un máximo de 246 partes por millón (ppm), en el 2004 ese pico bajó a 203. No obstante, la norma establece que el límite es de 180 ppm y las mediciones del DAMA indican que este fue rebasado por lo menos 39 veces el año pasado.


Miles de personas en Bogotá sufren todos, o algunos de los siguientes síntomas causados por el envenenamiento del aire, mientras las autoridades no hacen nada para evitarlo:
Resequedad de fosas nasales
Ardor en los ojos
Fatiga
Sensación de asfixia
Ataxia que ya aparece en muchos Bogotanos
Tos
Ronquera
Dolor de cabeza
Dificultad para concentrarse
Dolor en las piernas
Los síntomas son originados por aumento de las substancias tóxicas en el aire emitidas por los buses de servicio público, camiones de carga, motocicletas con motores de dos tiempos, fábricas que producen emisiones contaminantes y por la incineración de materiales. Todo ello origina reducción de la concentración de Oxígeno, aumenta la temperatura y daña la capa de ozono, además de los graves problemas de salud a los que las incompetentes alcaldías de Bogotá nos exponen.
No existe forma de solucionar el problema con medicamentos que contrarresten el envenenamiento del aire.
Las personas más afectadas pueden respirar a intervalos Oxígeno húmedo medicinal, el cual debe ser formulado por un médico. Ello permite reducir hasta cierto punto algunos de los síntomas, pero no es solución. La ingestión de agua ayuda a mitigar los síntomas pero su efectividad es limitada, y repetimos que no contrarresta el envenenamiento.

No hay comentarios:

Datos personales